domingo, mayo 10

Reseña: Éste que ves.

domingo, mayo 10
TÍTULO ORIGINAL: Éste que ves
AUTOR: Xavier Velasco 
TRADUCTOR: -
EDITORIAL: Alfaguara 
NÚM. PÁGINAS: 241
PRECIO: $175.00 (Gandhi)
ISBN: 970-770-810-7 (rústico)
         978-970-770-836-5


Sinopsis: 

"El de la pintura es un niño desesperado. Necesita salvarse y no imagina de qué. Quiere salir de ahí, no sabe cómo."

Ser niño es entender que el que lleva al infierno es un camino corto. Se llega sin saber, se escapa sin pensar, se vuelve sin querer. 

El niño de esta historia se resiste a contarla. Antes que darle un sitio en su memoria, preferiría darle sepultura. Cuando menos lo espera, ya está inmerso en un juego trepidamente que le permite todo... menos dejar morir una historia. Se trata de salvarla, ése es el juego. 

No es que la infancia sea en sí difícil, sino que sus fantasmas resultan invencibles y sus muros -horror- inexpugnables. Es un proceso inverso al exorcismo, el autor se transforma en personaje, el retrato en fantasma, la cicatriz en tinta: 
"Se escribe igual que se ama o que se vive, porque no queda más alternativa, ni se ve escapatoria intolerable." 

Este libro forma parte de ese grupo de libros que a la gente le gustan bastante o no les gustan, no he encontrado un término medio para lo que he leído sobre el. A mi en lo personal me gustó bastante, quizá, porque soy del tipo de persona a la que encanta enterarse de todo lo que pasa o pasó en la vida de la persona a la cual estoy leyendo, por puro gusto. Aunque aquí, es importante mencionar que el libro no es autobiográfico, Xavier mismo menciona: 
"no me he puesto a contar mi historia personal, no, no, no, desde niño, tengo esta idea de que quiero salvar una historia, quiero salvar la historia que recuerdo del niño que un día fui..."  

Por lo tanto, no pretende contar su historia, aunque la esté contando. Y por eso yo, desde que comencé esta libro, decidí leer simplemente la historia. 

¿Y de qué va la historia?  Bien, Éste que ves, con un narrador protagonista, nos narra una historia que no quiere ser contada. Una historia atemporal,  en la que encontramos un niño desesperado, con miedos, envuelto en una etapa que para muchos es la más difícil, la infancia. Nuestro protagonista, es un niño mimado, acostumbrado a decirle a los demás lo que quiere y recibirlo sin pedirlo, hijo único de una familia que atesora un retrato de su "chiquito" en la sala de estar ... De ese retrato parte la historia. 
El niño se siente perseguido por el niño de ese retrato, crece tratando de ocultar los efectos del semblante del niño indefenso en la pintura, y tratando de contar la historia, y su historia de la historia. Por la tanto, se inventa un juego que le ayuda a contar lo incontable y a formular sus propias reglas: La escritura. 
En lo particular, la historia me fascinó, quedé atrapada desde el primer capítulo, aunque debo de aceptar que de repente se torna un poco lenta la primera parte, pero después, todo se vuelve más emocionante. Quiero contarles tantas cosas más... Pero de verdad quiero que lo lean. Aunque parezca un libro que solo agradaría a los "fans" del autor, es un libro que se disfruta bastante, logra hacer que te identifiques con el protagonista y recuerdes esos momentos de tu infancia que prometiste olvidar... 
El libro se ha ganado cuatro de cinco estrellas en Goodreads, pero cómo no, si a parte de todo tiene una portada ¡HERMOSA!.




Citas favoritas:


"Los retratos nos miran a nosotros más de lo que nosotros los miramos a ellos."

"Soy un actor, y la prueba es que nadie se da cuenta."

"Esa es la mejor parte de escribir historias, uno puede matar a todos lo que quiera, y luego buscar quien se vaya a la cárcel." 

"Escribir no es ganar, sino echar a perder."

"Uno no lee ni escribe cierta historia para pasarse el resto de la vida  metido en los zapatos del protagonista, sino exclusivamente durante el tiempo en que la propia historia consiga atraparle."


Gracias por leerme, nos vemos en la siguiente :)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Viaje de Palabras © 2014